Refranes de Eyila (12) y sus combinaciones en el diloggun

caracoles cauris He aquí algunos de los muchos refranes de la letra Eyila (12) y de sus diferentes combinaciones con las otras letras del diloggun. Eyila (12) dice:
-Cuando hay guerra, el soldado no duerme.

Eyila tonti Okana (12-1)
– Por mucho que tuvo el muerto, una caja le bastó.
– El suicidio no soluciona nada.
– El pobre es esclavo del rico, el rico de Dios y los dos de la muerte.
– Cuando uno mejora, se olvida de quien lo ayudó.
– Por mucho que pesques, al mar le quedan peces.
– El que firma sin leer regala sus propiedades.
– Locura intermitente, desobediencia y desprecio.
– Shangó cobra lo que usted no puede cobrar.
– No se abochorne por su situación.
– Déjele la guerra a Oggun.
– El que hace la ley hace la trampa.
– El que se pelea con su madre pierde la bendición de Dios.

Eyila tonti Eyioko (12-2)
– Vale más preveer que tener que lamentar.
– A palabras necias oídos sordos.
– No se merienda antes de desayunar.
– El que quiere quedar bien con todos, queda mal consigo mismo.
– Por mucho que se grite no se espanta a la muerte.
– No espere al día de la batalla para afilar su arma.
– Para vencer a la muerte hay que tener un buen médico.
– Nunca oscurece si no va a amanecer.

Eyila tonti Ogunda (12-3)
– Para eliminar los obstáculos, necesita de la ayuda de los demás.
– Marca enfermedad.
– Juegue con la cadena pero no con el mono.
– El revolucionario juega con dos cartas; la de la suerte y la de la desgracia.
– Si no va a la guerra, no cargue con las armas.
– Guerra avisada, no mata soldado.
– De una desgracia nace la felicidad.
– Dos son pareja; tres son multitud.
– Un solo hombre no forma un ejército.
– El que coge mujer de otro, que se atenga a las consecuencias.
– El oso come, se acuesta a dormir y lo atrapan.
– El bocón es como el pez, que por su boca muere.

Eyila tonti Iroso (12-4)
– El que mira mucho al fuego se queda ciego.
– La muerte toca en la puerta de la casa.
– La salud que se pierde es difícil de recuperar.
– Al jorobado no se le puede obligar a levantarse derecho.
– Las broncas ajenas no nos incumben.
– No cambie lo seguro por lo inseguro.
– El que dice lo que tiene, lo puede perder.
– No le hagas a nadie lo que no te gusta que te hagan a ti.
– Respeta al prójimo como a ti mismo.
– Por envidia tratarán de volverlo bobo, mendigo o loco.
– Antes de golpear a alguien, mire a quién.

Eyila tonti Oshe (12-5)
– Hay alteración en la circulación.
– Cuando la sangre se calienta, la cabeza se quema.
– El mono con rabo escondido siempre está en líos.
– El borracho pierde la puntería.
– Siempre que llueve escampa.
– No vuelva a hacer lo que hizo, todo tiempo no es igual.
– Lo agrio no se torna dulce, pero lo dulce se puede tornar agrio.
– La comida lo mismo da vida que muerte.
– A los mayores la experiencia les da la razón.
– El que armas guarda, guerra encuentra.

Eyila tonti Obara (12-6)
– Al que velan no escapa.
– Donde hubo fuego, cenizas quedan.
– Pájaro que huyó por la mañana, por la tarde no escapa.
– Por tener buen corazón, pierde.
– Los golpes enseñan.
– El chivo, por hacer favores, perdió la cabeza.
– Los enemigos ocultos no se sabe cuándo atacarán.
– Rompimiento de madre e hija por celos.
– La avaricia es mala consejera.
– El mundo no puede matarlo, sólo Dios tiene poder.
– Su suerte es envidiada.

Eyila tonti Odi (12-7)
– El que a hierro mata, a hierro muere.
– Atesore su salud.
– Árbol que nace torcido jamás su tronco endereza, según la naturaleza del vicio con que ha crecido.
– De lo que no vea, cuídese.
– El adulterio recibe su castigo.
– La infidelidad puede ser el camino hacia la hoguera.
– La mentira causa guerra.
– Lo negro no se vuelve blanco.
– El dinero no es salud pero la compra.
– La calumnia es injusticia y causa muerte.
– El que duerme al lado de la hoguera, con facilidad se quema.
– En pares los escogió Noel, no en tríos.
– La infidelidad se convierte en vicio.

Eyila tonti Eyeunle (12-8)
– Perro que no camina, no encuentra hueso.
– La araña jamás afloja su tela.
– Respete el derecho ajeno.
– Un tigre, después de pasar una noche con hambre, es más fuerte que un perro bien alimentado.
– El que no tiene cabeza no se puede coronar.
– Un mal con un bien se paga.
– Cuando no hay respeto, se pierde todo.
– El perezoso dice mañana, pero ésta nunca llega.
– El silbato que rechaza la voz, no se hará nunca entender.
– El que hace un favor que lo perjudica, se hace daño a sí mismo.

Eyila tonti Osa (12-9)
– El viento aviva la candela.
– Torpe, necio y mal aconsejado será un fracasado.
– En la guerra siempre son más lo que pierden que los que ganan.
– Mudarse de casa, elimina enemigos.
– El que le huye a la candela, nunca se quema.
– Si vas a luchar contra la enfermedad, el arma es la medicina.
– Nada hay oculto en la faz de la tierra.
– Malas comunicaciones corrompen buenas maneras.
– El que hoy todo desprecia, mañana lo necesita.
– La barriga no sólo crece por comida sino también por aire.
– El que camina sin mirar hacia abajo no encuentra lo que hay en el suelo.
– Desarrolle el poder de adivinación que posee.
– No le eches leña al fuego.
– El carbón, aunque se vea blanco, está prendido.

Eyila tonti Ofun (12-10)
– El desconocimiento nos hace cometer faltas.
– Puertas que tienen ojos, paredes que tienen oídos.
– Aprendiz de todo y maestro de nada.
– El que persiste vence.
– Los malos pensamientos producen malas acciones.
– Las canas se respetan.

Eyila tonti Ojuani (12-11)
– Hay que prepararse contra el ataque que prepara el enemigo que lo acecha.
– La bebida convierte al hombre sensato en atrevido.
– El rico que desprecia a los pobres puede quedarse pelado como tusa de maíz.
– Aquí fue donde en un banquete dos muertos disfrazados de vivos, comían y fueron descubiertos.
– El que canta alegra su ambiente.
– Las sobras del rey son un manjar para el hueco.
– Las juergas no le hacen bien.
– Antes de cruzar el mar haga ebó.

Eyila tonti Eyila (12-12)
– Cuando hay guerra, el soldado no duerme.
– El que tuerce la soga, no puede torcer la tierra.
– Los vicios destruyen la personalidad, las virtudes la engrandecen.
– Una piedra no hace el camino.
– Sin la protección de Shangó, el rey no puede montar el trono.
– La casa con techo es más bella, pero más calurosa.
– La candela no es corona de nadie.
– No se puede levantar la mano para tocar la tierra.
– La araña le dijo a sus hijos: “cuando ustedes comiencen a conocer la vida, yo moriré”.

Eyila tonti Metanla (12-13)
– Enférmate y sabrás quién es tu amigo.
– La ceiba no admite competencia a su alrededor.
– El que trae lleva y el que no ve, no habla.
– El que hace de su casa un hotel, la pierde.
– El que presta dinero pierde el amigo y pierde el dinero.
– Cuando el aire entra en la cabeza, ésta se llena de embustes.
– La cabeza en los hombros y los pies en la tierra.

Eyila tonti Merinla (12-14)
– Vida corta.
– Vino de paso y se quedó viviendo.
– Guerra de familia, no adelanta pero sí destruye.
– Si no hay agua, el fuego no se apaga.
– El trueno es la única bulla que hace el cielo.
– Mientras más empuja a un burro menos camina.
– El que bendice está elevado, el que maldice se entierra.

Eyila tonti Marunla (12-15)
– Lo que sucede conviene y el mal de hoy es el bien de mañana.
– Lloras como el cocodrilo.
– De la noche a la mañana, lo mismo se hace rico que pobre.
– Haz bien y no mires a quien.

Eyila tonti Merindilogun (12-16)
– Por donde se va, no se viene.
– El que sabe dónde va, sabe de dónde viene.
– No deje lo cierto por lo dudoso.
– Para vivir así es mejor morirse, dijo el amigo de la muerte.
– Lo hecho, hecho está.
– La sangre no se ve hervir, pero se siente.
– El mar limpia la orilla con las olas y se lleva la basura para afuera.
– No infravalore sus males.
– El árbol podrido no da frutos.

2009 - 2016 © SANTERIA.FR
FrenchSpainEnglish