Patakis que relacionan a Iku con Orunmila

Orula En los primeros tiempos de creación, Ikú (la muerte) se llevaba a todo el que encontraba a su paso y aún hoy continúa haciéndolo. En una ocasión que andaba por el pueblo donde vivía Orunmila, Iku se encontró en la calle con el hijo de éste y sin más lo cogió y se lo llevó hasta su guarida. Orunmila fue a buscar a su hijo y sostuvo una gran pelea con la muerte, hasta que la venció. La muerte le dijo que ella vivía de la gente que podía llevarse ya que ese era el trabajo que Olofin le había confiado. Además le dijo que no sabia quienes eran sus hijos por lo que no podía dejarlos de lado.

Orunmila se dio cuenta de que la muerte tenía razón y acordó un pacto con ella. Le dijo,  de hoy en adelante le pondré una marca con mis colores, verde y amarillo, a todos mis hijos en la mano izquierda; con esta marca tú respetarás sus vidas hasta que les haya llegado la hora de abandonar la tierra. Entonces yo personalmente te los entregaré, no antes. La muerte aceptó el trato, ya que sabía que no podía seguir peleando con Orunmila y mucho menos ganarle la batalla.

Pataki de Oyekun meyi

Érase un tiempo en el que los seres humanos fueron recogidos por Iku antes de su tiempo predestinado. Los orishas también tenían miedo y estaban molestos hasta que llego Orunmila.

Un día Orunmila consiguió el martillo de la muerte sin que ella se diera cuenta; cuando Iku notó que había desaparecido su herramienta, se dirigió a la casa de Orunmila y le mandó que le devolviera el martillo. Orunmila la rechazó y le dijo: “No, tu fuiste seleccionada por Oloddumare para llevarte a los seres humanos cuando su tiempo en la tierra hubiera vencido, pero tu has matado a los seres humanos cuando tu deseaste. Iku contesto: “si los seres humanos nunca mueren, morirá la tierra, porque la tierra no sería capaz de alimentarlos a todos.” Orunmila le respondió: tu no tienes derecho a llevarte a los seres humanos antes de su tiempo, aunque después de una larga reflexión, Orunmila reconoció la lógica de Iku y le dijo: “te devuelvo tu martillo pero debes jurar que nunca jamás te vas a llevar a mis hijos antes de que llegue su hora”. Mis hijos llevan mi idefa (pulsera) sagrado en la mano izquierda, para que tu puedas saber quienes son.

De esta manera desde los primeros tiempos se llevó a cabo el pacto de Orunmila con la muerte por medio del idefa (pulsera) y el collar de Orunmila.

Pataki de Oshe Ofun. El idefa, la marca de Orunmila.

La  muerte  estaba  velando a Orunmila  esperando  que estuviera  más  fuerte  y  gordo y se dijo: “dentro de tres días ya me lo puedo llevar”. Cuando fue a buscarlo, la muerte resbaló con una cadena  y  un machete a causa de la baba del quimbombó que Orunmila había echado en la puerta. Tan pronto la muerte se cayó, Eshu, Shango y Oggun la agarraron y le preguntaron: tu no sabias que aquí vive Orunmila?, y la muerte contesto que ella no sabia quien vivía allí.

Entonces Eshu la metió dentro de un saco, pero Oggun le suplicó a Eshu que no le hiciera nada porque la muerte no conocía a Orunmila. Entonces ellos acordaron hacer un pacto donde la muerte se comprometía a no llevarse a nadie que tuviera la marca de Orunmila, que es el idefa, a menos que Orunmila fuera quien se lo entregara o se lo ordenara.

Patakin de Oshe Ofun. Nació el idefa.

En las afueras del pueblo de Abile, vivía un hombre delgado, peludo y con patillas, el cual era omo de Orunmila llamado Oshe Coshe Feruru y vivía apartado de los demás.

Un día Shango, Eleggua y Oggun iban de cacería y les alcanzó la noche en el monte. Se dirigieron entonces hacia la casa de Oshe Coshe Feruru y le pidieron albergue y comida que el les brindó rápidamente.  Iku andaba buscando a quien llevarse y llegó a esta casa y se puso a mirar por una rendija. Vio a un hombre peludo y patilludo y sin saber que era Oshe Coshe Feruru dijo para si « a este me lo voy a llevar ».

Iku comenzó a abrir la puerta de ile (la casa) pero ella no había visto a los otros visitantes. Eleggua en cuanto la vio le puso un obstáculo en su camino, Oggun al ver quien era la encadenó y Shango, para obligarla a decir a que venía, comenzó a darle candela.

Iku  al verse en esa situación pidió que la perdonaran y explicó que ella estaba en ese ile para llevarse al hombre barbudo y patilludo. Shango le dijo : tu no ves que ese es Orunmila y no te lo puedes llevar?. Y en pago a tus malas ideas te voy a  quemar.

Pataki de Ogbe Fun. Los dos compromisos de Olofin.

A Olofin se le presentaron dos compromisos: uno con la muerte y el otro con un campesino que era Orunmila.  Los dos pretendían a la hija de Olofin, pero este no podía rechazar a ninguno de los dos.

Al ver esta situación, puso como condición que el que primero que le trajera un saco conteniendo todas las cabezas, se casaría con su hija. Orunmila salió y se registró y se vio este Ifa (Ogbe Fun) donde le mandó hacer ebbo con diferentes ingredientes, pero como la muerte era mas poderosa que Orunmila, enseguida encontró todas las cabezas. Se encaminó hacia la casa de Olofin con un saco, pero cuando iba por el camino, Orunmila llevaba el ebbo por ese mismo camino, buscando las cabezas y sonando al mismo tiempo el shawere mientras cantaba. La muerte que lo oyó se asustó y llena de terror soltó su saco y salio corriendo. Orunmila que la vio, recogió el saco de las cabezas y llegó a casa de Olofin, se lo entregó y se casó con su hija.

2009 - 2016 © SANTERIA.FR
FrenchSpainEnglish