Refranes de Eyioco (2) y sus combinaciones en el diloggun

caracoles cauris He aquí algunos de los muchos refranes de la letra Eyioco (2) y de sus diferentes combinaciones con las otras letras del diloggun. Eyioko (2) dice:
– Flecha entre hermanos

Eyioko tonti Okana (2-1)
– La destrucción no produce reestructuración.
– Con destruir no se gana el tiempo que tomó construir.
– Lo que fácil se destruye, difícil es reconstruirlo.
– Lo que pueda hacer hoy con poco, mañana le costará.
– Dios dice: cuídate que yo te cuidaré.
– De la nada comienza todo.
– La suerte llega y hay que aprovecharla (las tres suertes perdidas).
– La vida de los muertos está en la memoria de Ifá.

Eyioko tonti Eyioko (2-2)
– Los tambores de la tierra tienen que oírse en el cielo.
– Doble reclamación del muerto y del santo.
– Cuando Ikú tiene hambre no es selectivo.
– La muerte nunca regresa de cazar sin traer la presa.
– No subestime la sabiduría de los demás.
– La muerte produce vida.
– Lo que no se termina, no da comienzo.
– La vida se sostiene de la muerte y la muerte de la vida.
– Lo muerto al hoyo y lo vivo al pollo.
– Vivir es morir y hay que morir para vivir.
– Flecha entre hermanos.
– La muerte nunca muere.
– La curiosidad trae desgracia.

Eyioko tonti Ogunda (2-3)
– Por iré: liberación de la justicia.
– Por osogbo: la justicia lo reclama.
– La guerra produce muerte.
– Oído que oye todas las lenguas, trastorna su cabeza.
– Un hombre destruye pero otro construye.
– Quien queda de cola donde fue cabeza, no quieren respetarlo.
– Nunca la discusión vence a la razón.
– La mejor arma sigue siendo la lengua.

Eyioko tonti Iroso (2-4)
– Lo que no se va en lágrimas, se va en suspiros.
– El que mantiene los ojos cerrados no vive la realidad.
– El que duda no tiene seguridad.
– Tenga siempre buena forma hasta para cobrar si le deben.
– El mal engendra el mal.
– La noche no deja reposar al día.
– El sueño de la noche no es la realidad de mañana.
– Por mucho que cerremos los ojos, la realidad no desaparece.
– La muerte está en su casa y tiene hambre.

Eyioko tonti Oshe (2-5)
– El enfermo tiene empaquetada su ropa para el viaje final.
– Revolución por santo. Hay que buscar el correcto ángel de la guarda.
– Venimos a este mundo uno a uno y uno a uno tenemos que irnos.
– La sangre presa en ti es tu vida, cuídala.
– Nosotros no tenemos nada en común con los demás.
– Su salud le da vida; el descuido de ésta le da muerte.
– El pájaro preso no aprende a volar.

Eyioko tonti Obara (2-6)
– El que paga lo que debe, satisfacción le queda.
– Por quedar mal con un santo tiene los caminos cerrados.
– Un guapo amansa a otro guapo.
– La conversación que no produce acción, es como el silencio.
– El caballo sólo entiende a su amo. Al caballo y al buey sólo los entiende su amo.
– El principio no es principio hasta que no comienza.

Eyioko tonti Odi (2-7)
– Donde surgió la estafa.
– Decepción, desvío de pasión.
– El que escucha y cumple con la ley, resuelve su problema.
– Todo principio llega a su final para recomenzar.
– El mundo estaba malo y Dios mandó la ley para arreglarlo.
– El que hace mal no recibe bien.
– Diga siempre la verdad para que la suerte lo acompañe.
– Para nacer hay que morir.

Eyioko tonti Eyeunle (2-8)
– Rey que quieren destronar con violencia.
– Apropiación de algo, violencia en las personas o cosas.
– Las cabezas huecas son territorios de la maldad.
– Lo que consigues aquí, aquí se queda.
– Cosa trocada, en reunión se resuelve.
– Lo que se perdió hace tiempo, va a aparecer.
– La gente de este mundo no se junta con la del otro.
– Nunca las cosas se vuelven a hacer igual.
– Por mucho que se sepa, siempre algún conocimiento nos falta.
– Nada de lo que usted haga en la ciudad, le será beneficioso.
– En los ojos del joven arde la llama y en los ojos del viejo brilla la luz.

Eyioko tonti Osa (2-9)
– La muerte es quien nos hace volar.
– Revolución en su casa y en la calle tropiezos.
– Solas por el viento viajan por igual la vida y la muerte.
– El vanidoso quiere ser higo seco antes de haber sido higo maduro.
– Un viejo no se burla de sí mismo.

Eyioko tonti Ofun (2-10)
– La muerte no lo deja tranquilo.
– Usted tiene la culpa por porfiado.
– Enfermo que no se muere y bueno que se muere.
– El aviso dado por un menor a veces es tomado como recurso desesperado.
– De la oscuridad nace la luz, la muerte produce nueva vida.
– Cuando el otí (aguardiente) se derrama es cuando uno advierte dónde debía tenerlo.
– La enfermedad y la muerte llegan por maldición; no maldiga.
– Al que un hombre maldice, Dios lo bendice.

Eyioko tonti Ojuani (2-11)
– Reclamaciones de deudas o bienes por vía judicial.
– El que caza sin motivo, desperdicia vida.
– El que me ensucia no me puede limpiar.
– Se fue el bueno y se fue el malo.
– El que hoy malagradece, mañana nadie le dará.
– A veces la enfermedad se llama incumplimiento.
– Lo que desperdicies hoy, tienes que buscarlo mañana.

Eyioko tonti Eyila (2-12)
– El revoltoso crea su propio fin.
– Transformación, cambio de estado o situación.
– La candela sólo vive de lo que consume.
– Por los malos consejos se hunde un pueblo.
– Si los de su casa no lo consideran, los vecinos mucho menos.
– No esté seguro donde usted vaya.
– Libre de culpa y pena.
– El que prende fuego, es consumido por sus propias llamas.

Eyioko tonti Metanla (2-13)
– Los contagios se pueden evitar, la muerte por contagios no.
– El ojo de Dios te mira cuando haces mal.
– Cuando cae la lluvia, no cantan los pájaros del campo.
– El mal que le haces al prójimo te vuelve por la mano de éste.
– El que cree que un enemigo es débil, es como el que cree que una chispa no hace fuego.
– El que atormenta, hace que su víctima sea inflexible.
– El camino no dice nada a nadie de los trabajos que pasaron los que por él transitaron.
– Cuando no se razona bien, el capricho lo engaña a uno mismo.
– Heridas viejas que se abren.

Eyioko tonti Merinla (2-14)
– Pagan justos por pecadores.
– Más vale comer poco todos los días que mucho de una sola vez.
– El barco sale de recorrido  pero regresa como las olas a la orilla.
– La muerte, tanto como la vida, son cosas de Dios.

Eyioko tonti Marunla (2-15)
– La muerte es la única que nos roba el conocimiento.
– Todo puede morir, menos la sabiduría que se transmite.
– Antes de morir, el que no enseña, vomita todo lo que sabe.
– Ni por recibir conocimiento de un joven, el viejo se humilla.
– No se puede dejar la sabiduría como herencia,  hay que repartirla en vida.
– El que se vanagloria de su conocimiento para humillar, no es justo ni consigo mismo.

 Eyioko tonti Merindilogun (2-16)
– El rey siempre abdica ante la muerte.
– Aunque seas rey considera al que está sentenciado.
– Aquel que está libre de pecado que tire la primera piedra.
– Hay quien pone el corazón donde hay interés.
– Cosa porfiada, cosa perdida.

2009 - 2016 © SANTERIA.FR
FrenchSpainEnglish