El oráculo de Biagüe (II)

tablero coco Con el oráculo de Biagüe se llevan a cabo registros o consultas generales con el Obi (coco). Este método de adivinación es utilizado tanto por santeros como por babalawos pero también pueden plantear preguntas simples aquellos practicantes que tengan los santos guerreros o un amuleto con la fuerza o poder necesarios para poder consultar.

El Oráculo de Biagüe es utilizado por los practicantes de los sincretismos yorubas del nuevo mundo, especialmente en la Regla de Osha o santería en Cuba. En mayor o menor grado es conocido y practicado también en otros países iberoamericanos, así como en ciertas comunidades cubanas de Estados Unidos pero su perfeccionamiento se debe a los sincretismos cubanos, lo cual muestra el enriquecimiento cultural que a través de los siglos ha venido recibiendo la religión yoruba.

Todos los orishas o deidades yorubas, “se comunican” a través del coco; pero también los ancestros o espíri­tus (eguns) sean oscuros o de luz, expresan sus voluntades y se comunican con nosotros a través del Obi.

Es conveniente aclarar que ciertas contradicciones que pueden aparecer en los vaticinios o consejos de un mismo odu (o letra) se deben a que los mismos dentro de los signos son selectivos y no se interpretan todos a la vez. Como el oráculo señala cuales de ellos se tendrán en cuenta, cabe la posibilidad de que dentro de una misma letra haya consejos contradictorios entre sí. Si la consulta o registro se realiza correctamente, el proceso de selección evita que se elijan a la vez dos elementos contradictorios pero si sucediera, el primer elemento prevalece sobre los demás.

Antes de proceder a tirar los cocos y conocer el odu o letra con el que hablan los orishas, es preciso determinar si la consulta que se va a realizar habla positivamente, con iré, o negativamente, con osogbo. De esta forma se sabe si el bien que nos anuncia durante la consulta será fácil de conseguir (si es iré) o si habrá que hacer rogaciones y obras para lograrlo (si es osogbo) o si el mal que nos anuncia será difícil de alejarlo de nuestro camino (cuando es osogbo) o si podremos deshacernos de él fácilmente (cuando es iré).

Para determinar el estado positivo (iré) o negativo (osogbo) en el que se encuentra la persona que se consulta, se le pregunta al Obi (coco) si el registro habla con iré. Si responde con Eyeife, la respuesta es sí; si responde con Okana u Oyekun, la respuesta es no (es decir, es osogbo); si responde con Alafia o Etawa hay que volver a tirar para confirmar la respuesta.

Una vez definida la orientación positiva o negativa del registro, hay que determinar cual es el iré u osogbo específico que está incidiendo sobre el consultante en esos momentos. Esto se logra mediante el mismo procedimiento anterior, preguntando al Obi hasta obtener la respuesta afirmativa con alguno de ellos.

2009 - 2016 © SANTERIA.FR
FrenchSpainEnglish