Pataki: por qué Obi (el coco) se usa para la adivinación.

cocoEsta es la historia de como Obi se convirtió en el oráculo y se vio obligado a caer al suelo cada vez que los hombres preguntan a los rishas para obtener sus respuestas.

Obi (el coco) era puro, humilde y simple y por eso Olofin le dio un corazón y unas entrañas blancas y lo colocó en lo alto de una palmera. Eleggua, que es el mensajero de los orishas, se encontraba al servicio de Obí y muy pronto se dio cuenta de que estaba cambiando. Un día Obi decidió celebrar una gran fiesta y mandó invitar a todos sus amigos. Eleggua los conocía muy bien a todos y sabía que eran personas importantes pero como los pobres, enfermos y deformes eran también amigos de Eleggua, decidió darle una lección a Obi y los invitó también.

La noche de la fiesta Obi, se vistió para recibir a sus invitados, pero se sorprendió mucho cuando vio llegar a su fiesta a todos los pobres y enfermos. Les preguntó quien los había invitado y ellos respondieron que había sido Eleggua quien lo había hecho en su nombre. Obi, fuera de sí, los insultó por venir vestidos con harapos y los echó fuera de su casa. Ellos salieron avergonzados y Eleggua también se fue con ellos.

Un día, Olofin envío a Eleggua con un mensaje para Obi, pero éste le dijo que se negaba a servirle porque éste había cambiado mucho, se había vuelto arrogante y no se preocupaba de aquellos que sufrían en la tierra.

Olofin, decidió comprobar la veracidad de lo que contaba Eleggua y vistiéndose de mendigo se presentó en casa de Obi, pidiéndole comida y refugio. Obi le gritó diciéndole que como se atrevía a presentarse en su casa con semejantes harapos. En ese momento, Olofin lo increpó y Obi reconociéndolo, se arrodilló delante de él y le pidió perdón, pero Olofin le dijo: tu eras justo y por eso te di un corazón blanco y un cuerpo digno, pero ahora que estas lleno de arrogancia y orgullo. Por eso te castigo a tener las entrañas blancas pero a caer y rodar por la tierra hasta que ensucies tu cuerpo, sirviendo a los orishas y a los hombres.

2009 - 2016 © SANTERIA.FR
FrenchSpainEnglish